ACTIVIDADES SLOW TRAVEL PARA HACER EN KRATIE (CAMBOYA)

Pienso en Kratie y me vienen a la mente colores, muchos colores. Verde, mucho verde. Y también, la inmensidad del Mekong. Y la felicidad; ay, ¡Qué feliz fui en Kratie!

Celebraría mucho, muchísimo si estás leyendo este post porque ya sabes que quieres conocer Camboya mucho más allá de los Templos de Angkor. Y en el caso que estés dudando, espero que al final de este escrito la balanza se haya decantado más hacia un lado que el otro; valdrá la pena y no quiero que te lo pierdas.


RAZONES POR LAS QUE INCLUIR KRATIE EN TU RUTA POR CAMBOYA

Está alejado de las masas turísticas

Camboya no es uno de los principales destinos turísticos en el sudeste asiático y, a cada paso que nos alejamos de los famosos Templos de Angkor, nos encontramos más y más lejos de las avalanchas de turistas. Quién sabe, tal vez en unos años la cosa haya cambiado, pero por el momento podéis disfrutar de Kratie con la tranquilidad de saber que no os sacarán un ojo con un palo selfie.

Es un destino rural

En 2016 casi el 80% de la población Camboyana vivían en zonas rurales, por lo que conocer la zona rural es sinónimo de conocer el país que estáis visitando.

Ideal para practicar el slow travel

Es un destino perfecto para practicar el slow travel. No estéis solo un día en Kratie y no os llenéis el día de actividades; es momento de reducir marcha, disfrutar y vivir la experiencia del lugar como un todo.

La naturaleza que le rodea

Bosques, ríos y fauna se entremezclan en esta pequeña población del este de Camboya. Desde recorrer en bicicleta caminos rodeados de bosque hasta conocer los delfines de Irrawaddy, los cuales se encuentran en peligro de extinción por lo que hay que tomar – en realidad siempre que incluyamos animales en nuestros planes, ciertas medidas como no acercarse mucho a ellos con las lanchas motoras para no asustarlos.

Aquí tenéis mis recomendaciones para disfrutar de Kratie al estilo slow traveler, una localidad que definitivamente tenéis que considerar para vuestra ruta por Camboya.


MI TOP 3 DE ACTIVIDADES SLOW TRAVEL QUE HACER EN KRATIE

1. Alquilar una bicicleta y pasear por las afueras de la localidad

Después de un buen desayuno y con las pilas ya recargadas podéis alquilar por 1$ una bici sin marchas, el terreno es muy llano y no las necesitaréis; tan sólo revisad los frenos y ya podéis empezar vuestra jornada de descubrimiento de la Camboya rural. Si os dirigís hacía el norte, en dos pedaleadas dejaréis el asfalto atrás para encontraros con un camino de tierra rodeado de árboles que de vez en cuando os permitirán seguir disfrutando de la grandiosidad del río Mekong. También conoceréis las típicas casas camboyanas, construidas sobre pilares de madera para alejar las estancias de la humedad y posibles crecidas del río y os encontraréis con algún que otro pequeño negocio.

En medio de lo que un urbanita podría considerar “la nada”, os encontraréis con un colegio internacional de idiomas, un centro médico, templos y pagodas. Está claro que para ellos eso no es más que una extensión de la localidad y nos deja clara la importancia del tejido rural en el país. A nosotros nos dejó asombrados un templo budista cuyas estatuas y jardines estaban poco cuidados pero que tenía unas pinturas murales en el interior que simplemente nos dejaron alucinados. Bajamos de la bici y nos quedamos a observar el lugar desde la puerta de entrada puesto que cuando viajamos, somos muy cuidadosos y preferimos evitar cualquier gesto que pueda molestar de alguna forma a los locales. Fue cuando dos de los jóvenes monjes que allí estudiaban nos indicaron que entráramos con un movimiento de manos. Igualmente al entrar, no nos atrevimos a investigar mucho hasta que nos volvieron a invitar con gestos a seguir descubriendo el lugar sin problemas.

Fue subiendo una escalinata cuando de repente nos encontramos con las pinturas en paredes y techo; eran tan detalladas y los colores eran tan vibrantes que nos quedamos boquiabiertos. Fue una sensación que voy a recordar siempre y es que eso lo bueno de encontrarte con cosas que no te esperas.

2. Visitar la isla de Koh Trong

Koh Trong es una isla diminuta (no más de unos 6Km de largo) que descansa entre las aguas del Mekong justo delante de Kratie. Tiene un sendero que podéis recorrer a pie o más fácilmente en bicicleta, el cual os permitirá disfrutar de la tranquilidad y familiaridad del lugar, pasear entre las casas de arquitectura típica así como conocer una aldea flotante, típica vietnamita, y deslumbraros con los fluorescentes campos de arroz del centro de la isla.

Hay un ferry que sale a cada hora y cuesta unos 20 céntimos de euro, con un extra si se transporta bicicleta. Si queréis evitar bajarla el gran desnivel que hay entre las calles de Kratie y el lugar donde sale el ferry, podéis también alquilarla en la isla, justo a la llegada.

No os olvidéis de llevar agua con vosotros pero no os preocupéis si se os olvida o se os acaba rápido, en la isla hay algún que otro bar donde podéis descansar y tomaros alguna bebida refrescante. También hay homestays y un par de hoteles por si decidís pasar la noche y, en caso de volver a Kratie, acordaos de revisar los horarios de vuelta de la embarcación.

3. Visitar los mercados de Kratie

Una de las cosas que me encanta hacer cuando viajo es visitar los mercados, creo que es una manera fantástica de conocer la cultura, tradiciones y gastronomía de la región paseando entre frutas, verduras, carnes, pescados y otros productos y utensilios.

No fue distinto en Kratie, donde visitamos el ajetreado mercado central. Desde el balcón de nuestro hostal, veíamos los locales ir y venir del mercado: entrando, saliendo y recorriendo las calles cubiertas de toldos. Parecía una colmena de abejas y nosotros decidimos convertirnos en dos de ellas.

También podéis disfrutar de mercados nocturnos para refrescaros antes de ir al hotel, disfrutando de un plato de noodles por ejemplo. Hay un par de ellos, uno justo cerca del hotel Heng Heng, cercano al río y el otro, al norte del mercado central.

Hay muchas opciones para disfrutar de vuestra estancia en Kratie y muchas de ellas forman parte de proyectos de turismo sostenible. Siempre es importante generar un impacto mínimo en el entorno y participar en proyectos que nazcan en la población local para que sea la comunidad la que se vea beneficiada.

Y vosotros, ¿Habéis incluido o incluiréis Kratie a vuestra ruta por Camboya?